Preguntas Frecuentes

Los Implantes Dentales constituyen una nueva técnica que ha revolucionado los tratamientos odontológicos. Permite ampliar las alternativas para reposicionar las piezas dentales perdidas, ya sea en forma fija o removible. Este sistema tiene un alto grado de satisfacción estética y funcional para el paciente, lo que permite que recuperen su seguridad y autoestima. La técnica de implantes requiere una evaluación clínica previa, lo que incluye radiografías que permiten ver el estado óseo de los maxilares donde serán instalados los implantes dentales.

9 de cada 10 personas con mal aliento (o halitosis) tienen el origen de su problema en bacterias que se alojan en las encías y que producen una enfermedad llamada periodontitis. Esta provoca elementos volátiles sulfurados que causan el mal olor en la boca.

No basta con lavarse los dientes o usar enjuagues bucales, el mal olor volverá si no se realiza el adecuado tratamiento periodontal profundo. Este consiste en una limpieza de encías realizado por dentistas especializados.

Con una buena higiene bucal, que implica lavar los dientes al menos tres veces al día, primero sin usar pasta de dientes. Cuando sienta la boca limpia, debe utilizar el hilo dental y después puede aplicar la pasta. Además es fundamental sumar visitas periódicas al dentista, se recomiendan 3 a 4 al año.

Las embarazadas tienen 20 veces más progesterona (hormona femenina) que una mujer que no está embarazada. Esta progesterona es un excelente “alimento” para las bacterias (como el estreptococo mutans) que provocan las caries.

  1. El cepillo debe tener el tamaño adecuado para la boca del paciente para que pueda llegar de manera cómoda a todos los rincones de la boca.
  2. Las cerdas del cepillo deben ser suaves.
  3. Las cerdas del cepillo deben tener un corte recto, es decir, todas deben tener el mismo largo.
  4. Debe ser de una marca reconocida y certificada.
  5. El cepillo hay que cambiarlo de manera periódica, cuando las cerdas se doblan ya no sirve.

No. La pasta nos puede engañar porque deja la boca fresca, pero no necesariamente limpia. De hecho la recomendación es cepillarse los dientes sin pasta (durante unos 3 minutos) hasta sentirlos limpios. Después se debe utilizar el hilo dental y luego se aplica la pasta. Lo contrario sería como pintar una pared sucia.

Sí, si las encías sangran es porque las bacterias ya hicieron su “trabajo” y provocaron la gingivitis, una enfermedad que puede ser engañadora, porque puede que las encías sangren sólo de vez en cuando, lo que hace creer al paciente que el problema ya pasó.

Si le sangran las encías al cepillarse los dientes debe acudir de inmediato al dentista, pues lo más probable es que tenga gingivitis. Si no se trata a tiempo el problema aumenta y puede complicarse al punto de arriesgarse a perder una pieza dental.

Lo más probable es que tenga caries por lo que tiene que acudir de inmediato al dentista. Debe tener en cuenta que se trata de un foco infeccioso que puede afectar la zona de las fosas nasales, el llamado triángulo de la muerte e incluso provocar una encefalitis (inflamación del cerebro).

Nada, el dolor de dientes es uno de los más fuertes que se pueden sentir y no hay analgésico ni antiinflamatorio que lo pueda aminorar. Algunas personas creen que al tomarlos en grandes cantidades pueden terminar con el malestar, pero sólo corren el riesgo de sufrir una intoxicación hepática. La única solución es acudir al dentista lo antes posible, si es necesario a urgencia. (Odonto Family cuenta con urgencia las 24 horas, los 365 días del año).

Si le duelen los dientes al comer o tomar algo frío, puede tener sensibilidad de cuello o una caries pequeña. El tratamiento es sencillo si se acude al dentista de inmediato.

Si le duelen los dientes al comer o tomar algo caliente el problema puede ser mayor y estar afectando la pulpa dental (tejido al interior de los dientes). Puede que la solución implique una endodoncia (tratamiento de conducto).

Es muy importante controlar a un niño desde que erupcionan sus primeros dientes (seis meses como promedio) con el fin de educar a los padres en la prevención de caries. Dos años y medio es el ideal para iniciar un tratamiento de posibles caries y efectuar acciones de prevención. Sin embargo, pueden existir problemas a menor edad y hay que tratarlos en forma oportuna por el especialista. Por eso, se recomiendan controles periódicos en nuestra clínica con la Odontopediatra de nuestro equipo.

¿AÚN TIENES DUDAD?

¡Ingresa tus datos y escríbenos tus dudas! Te responderémos a la brevedad.

Solicitar Hora
Dirección